¿Insomnio por calor? Duerme a pierna suelta con estos 6 consejos

Ni contar mil ovejitas suele ser suficiente para acabar con uno de los inconvenientes del verano: el insomnio por calor.

No todo el mundo quiere (ni puede) dormir con ventiladores o aires acondicionados (y más al precio que está la luz). Aparatos que hacen las noches más fresquitas, pero que también pueden traerte ciertos problemas como contracturas musculares.

Queremos que este verano disfrutes al máximo de noche y de día. 

Por eso vamos a contarte las 6 claves para dormir como un bebé, aunque las temperaturas aprieten.

 

¿Qué te quita el sueño? El insomnio por calor es un motivo, pero hay más

Quieres dormir, pero no lo consigues. O quizás cuando por fin lo has logrado, despiertas al poco tiempo. 

El insomnio es el trastorno de sueño más frecuente y el calor una de sus causas. Pero no la única, hay más:

 

  • Edad

 

¿Te acuerdas cuando de niño dormías muchas horas? El tiempo total que pasas durmiendo tiende a disminuir con la edad.

Sobre todo a partir de los 60 años.

 

  • Estrés

 

Problemas en el trabajo, dificultades económicas, preocupaciones que te traen de cabeza y un largo etcétera. El estrés puede tener diversos motivos y todo tipo de consecuencias.

Una de ellas es no poder dormir. (El runrún…).

 

  • Alteraciones en los ritmos circadianos

 

¿Te suena el jet lag

Los ritmos circadianos son ciclos naturales con los que nuestro cuerpo regula distintas funciones. Entre ellas, cuándo estar despiertos y cuándo dormir.

Si estos ritmos se alteran, como cuando se modifica el horario (de verano a invierno y viceversa) o cuando se viaja a otro país, puede producirse insomnio.

Los turnos laborales discontinuos tampoco ayudan.

 

  • Cenar demasiado

 

Si alguna vez se te ocurrió cenar el cocido que sobró del mediodía, esto te sonará.

Comer en exceso por la noche puede causar molestias como acidez, dolor de estómago o reflujo. Síntomas que te impedirán dormir bien.

¡Evítalo!

 

  • Medicamentos

 

Ciertos antidepresivos pueden afectar a la calidad del sueño. En especial en los primeros meses de tratamiento.

También es común que provoquen insomnio aquellos fármacos que contienen cafeína u otros estimulantes.

 

  • Tabaco, alcohol y cafeína

 

Seguro que ya sabes que tomarte un café no descafeinado o una Coca-Cola antes de irte a dormir es poco recomendable por ser estimulantes.

¿Sabías que la nicotina del tabaco también lo es?

En cuanto al alcohol, puede ayudarte a dormir antes, pero con frecuencia hace que te despiertes a media noche con los ojos como platos.

 

  • Calor

 

El calor puede hacer que la hora de dormir se convierta en un calvario. Cuando la temperatura es elevada, cuesta iniciarlo, te despiertas más e incluso sueñas menos.

Lo bueno es que existen varias formas de prevenirlo:

 

6 consejos para prevenir el insomnio por calor

 

  • Ventila y mantén la habitación a oscuras

 

Muchas veces nos preguntan cuál es la temperatura ideal para dormir. La mejor es la que se encuentra entre los 18 y los 21 °C.

Para conseguirlo:

 

  • Ventila por las mañanas, cuando entra el aire fresquito.

 

  • Baja las persianas durante el día para que el sol no caliente demasiado el cuarto. Deja las ventanas abiertas, eso sí, para que entre algo de corriente.
  • De noche, sube las persianas para que se ventile bien la habitación y la temperatura sea más agradable.

 

  • Dúchate con agua templada antes de dormir

 

Antes de ir a dormir, dúchate con agua templada (no fría).

Así regularás la temperatura de tu cuerpo y te será más sencillo conciliar el sueño. (Eso sin contar lo placentero que es ir a dormir recién duchado).

 

  • Usa textiles naturales

 

Aunque parezca una tontería, el tejido de tus sábanas puede condicionar tu descanso. Lo mismo pasa con el pijama (si llevas).

Usa textiles naturales, como el algodón, que permitan que tu piel transpire mejor (es la forma que tenemos de eliminar el calor).

Huye del poliéster.

 

  • Haz ejercicio físico

 

Aprovéchate de los primeros rayos de sol para hacer tu rutina de entrenamiento. Si prefieres hacerlo por la tarde, evita que sea en las 2-3 horas antes de acostarte.

Esto no solo mejorará la calidad de tu sueño, sino también tu estado de ánimo (gracias al aumento de serotonina, la “hormona” de la felicidad) y tu sistema inmune.

 

  • Toma complementos naturales

 

El insomnio por calor es algo pasajero. Cuando las temperaturas bajan, el problema desaparece.

Mientras tanto, la naturaleza te ofrece su ayuda.

Hay plantas como la valeriana o la melisa que te ayudan a dormir antes (y mejor).

En Farmacias Carrascosa recomendamos Kneipp® Sueño Complet

Con melatonina de liberación inmediata y extractos de pasiflora, valeriana, melisa, vitamina B6 y zinc. 

Elementos seleccionados que te ayudarán a conciliar el sueño antes y a mantenerlo. ¡Verás qué diferencia!

Además, tiene 60 comprimidos. Con un solo envase te da para los 2 meses más calurosos del verano: julio y agosto.

 

  • Evita aires acondicionados

 

Sabemos que es tentador.

Pero intenta evitar el aire acondicionado para dormir.

Estos aparatos resecan la mucosa y facilitan el ingreso de gérmenes en tu organismo. 

Ya sabes: si te duele la garganta, tampoco dormirás bien.

 

El verano es una estación muy deseada para algunas personas, pero las altas temperaturas hacen que no lo sea tanto para muchas otras.

Si tienes insomnio por calor y no quieres pasar más noches en vela…  ¡Ven a visitarnos o contáctanos aquí! Te daremos buenos consejos para dormir como un bebé toda la noche.

Más información

 

Deja una respuesta