Tensión arterial baja: esa gran desconocida

Los excesos no son buenos y en lo que respecta a la presión arterial tampoco. La tensión arterial baja no es a menudo peligrosa, pero sí puede mermar tu calidad de vida.

El calor, una alimentación inadecuada o ciertos medicamentos pueden favorecer esa bajada de tensión. 

¿Te animas a saber más?

¿Qué es la tensión arterial baja?

La tensión arterial cumple una función básica en la circulación sanguínea. Consiste en la fuerza con la que la sangre presiona las paredes arteriales.

Puede ser de dos tipos:

  • Presión sistólica (la “máxima”): es la presión que ejerce la sangre cuando el corazón se contrae (late).
  • Presión diastólica (la “mínima”): es la que ejerce cuando el corazón está en reposo (entre latido y latido).

Cuando la presión sistólica es menor de 90 mm Hg (milímetros de mercurio) y la diastólica menor de 60.

Esto se puede deber a que el corazón bombea un menor volumen de sangre por latido, ya sea por una disminución de la frecuencia cardiaca o una dilatación de los vasos sanguíneos.

Síntomas de la tensión arterial baja

¿Alguna vez has escuchado que si te mareas debes tumbarte y levantar las piernas?

No es una leyenda urbana. Tiene una explicación lógica:

Cuando la presión sanguínea es demasiado baja, el primer afectado es el cerebro. 

¿Por qué? Porque se localiza en la parte superior del cuerpo y la sangre circula en sentido contrario a la gravedad. 

Si elevamos las piernas, favorecemos que  el flujo de sangre vaya hacia la cabeza.

 

El mareo es uno de los principales síntomas de la tensión arterial baja, pero no el único. 

También puede aparecer:

  • Visión borrosa. 
  • Desorientación e inestabilidad al caminar.
  • Somnolencia y falta de energía.
  • Náuseas.
  • Dolor de cabeza.
  • Palidez y sudor frío.
  • Sed.

 

Causas de la hipotensión

Con la llegada de las altas temperaturas, los vasos sanguíneos se dilatan para facilitar la pérdida de calor. Por eso la fuerza que ejerce la sangre contra ellos es menor. 

Esta es una posible causa, pero hay más.

Hipotensión ortostática: es una bajada de tensión que se produce al ponerse de pie rápidamente.

Embarazo: en la gestación el sistema circulatorio se expande para cubrir las necesidades del feto. Esto hace que la presión sanguínea baje.

Si es tu caso… ¡Tranquila! No es un problema grave.

Problemas hormonales: la glándula tiroides produce y almacena hormonas que regulan la presión arterial. Una de ellas es la vasopresina. Una alteración en esta glándula puede generar presión arterial baja.

Medicamentos como diuréticos, betabloqueantes o vasodilatadores.

Carencias nutricionales  como el provocado por un déficit de vitamina B12,hierro o ácido fólico.

¿Te identificas con los síntomas de la hipotensión, pero no está seguro al 100 %?

Para salir de dudas puedes acercarte  a Farmacia Carrascosa, donde contamos con un servicio de medida de presión arterial.

Consecuencias de la hipotensión

Quizás has oído que tener la tensión arterial baja es un “seguro de vida”. Es cierto que es mejor que tenerla alta, pero tampoco es buena. (Imagina que por esa bajada de tensión te desmayas y golpeas tu cabeza contra la esquina de una mesa)

Una presión sanguínea demasiado baja, tiene un gran peligro: el shock.

El shock produce que los órganos no reciban suficiente oxígeno y nutrientes. Esto hace que comiencen a funcionar mal. En casos graves puede provocar la muerte.

¿Cómo tener una tensión equilibrada?

Lo ideal es tener la presión sistólica (máxima) en menos de 120 mm Hg y la diastólica (mínima) en menos de 80. 

Para ayudar a tu cuerpo a entrar en esos valores puedes:

Beber agua: la cantidad de agua presente en la sangre es de casi un 8 % del total del cuerpo. La deshidratación provoca que disminuya el volumen de sangre en el sistema circulatorio, lo puede producir hipotensión. Bebe 2 litros de agua al día. ¡Y más en verano!

Evitar ayunos: el ayuno disminuye el volumen circulatorio sanguíneo. Se contraindica en personas con tensión arterial baja.

Hacer ejercicio: caminar o correr estabiliza la presión sanguínea. 

Levántate despacio: si tienes hipotensión ortostática (descenso de la tensión arterial al ponerse de pie).

Si sabes que te mareas al levantarte de la cama… ¡Despacio y con buena letra!

3 pasos para controlar un “bajón de tensión”

Comienzas a notar sudor frío en las manos… Sientes que tu vista se nubla y tienes un cansancio repentino.

Saltan las señales de alarma.

Para subsanar la situación sigue estos 3 pasos:

  1. Mantén la calma: si te pones nervioso el ritmo de tu respiración aumentará. Esto hará que tu cerebro demande más oxígeno, algo poco deseable si apenas le está llegando.
  2. Afloja tu ropa: y así favorecer el retorno venoso.
  3. Túmbate: y pon las piernas en alto. Deja que tu cuerpo se recupere. No hay prisa.

El conocimiento es poder.

Aunque la tensión baja no suele tener graves consecuencias, puede mermar la calidad de vida de quien la padece.

Si sufres mareos constantes que empeoran en los meses de calor.

¡Consúltanos! Te ayudaremos a saber si la causa puede ser la tensión arterial baja.

 

Más información

 

Deja una respuesta