Cistitis: ¿Qué es y cómo se cura esta infección?

Tienes ganas constantes de ir al baño. Pero cuando vas, tan solo haces unas gotitas y, además, arden. Conocer la cistitis, qué es y cómo se cura te ayudará a controlar sus fastidiosos síntomas y lo mejor: a prevenirla.

Con la llegada del calor y la humedad, este problema suele ser más frecuente. Desde Farmacias Carrascosa queremos darte información de primera mano para que te centres en lo importante de esta temporada: disfrutar de tu verano.

¿Qué es la cistitis y cómo se puede curar?

Tipos de cistitis

La cistitis es una inflamación de la vejiga causada con frecuencia por una infección de orina que te lo puede hacer pasar verdaderamente mal. Existen 2 tipos de cistitis.

La bacteriana, que ocurre cuando las bacterias externas se cuelan por la uretra y acceden al interior de las vías urinarias. Representa el 90% del total y la Escherichia coli suele ser la culpable.

La cistitis no infecciosa. Es decir, de origen no bacteriano.  Puede ser provocada por:

  • Medicamentos (sobre todo algunos de los usados en quimioterapia). 
  • Radioterapia en la zona de la pelvis.
  • Catéteres puestos durante mucho tiempo.
  • Reacciones alérgicas a sustancias químicas como las que contienen los productos para baños de espuma.
  • Cistitis intersticial (inflamación crónica de la vejiga).

Síntomas

Cada persona puede reaccionar de manera diferente a una infección de orina, pero los síntomas más comunes son:

 

  • No paras de ir al baño

 

El síntoma más frecuente. Tener la sensación de hacerse pipí y no poder conseguirlo. (o solo en pequeñas cantidades).

 

  • Ardor al orinar

 

A esa impotencia de apenas poder orinar se le añade una terrible quemazón cada vez que lo intentas.

 

  • Sangre en la orina

 

No siempre ocurre o es apreciable. Pero en algunas ocasiones su presencia junto al resto de síntomas forma un veredicto claro: infección urinaria.

 

  • Orina con color y olor fuerte

 

La orina puede ser más oscura y, además, verse acompañada de un olor intenso y ácido.

 

  • Molestias en la pelvis

 

Puedes sentir un dolor o presión en la región pélvica. Un dolor que se puede irradiar a los riñones.

¡Cuidado con esto! ¡Puede indicar que la infección está avanzando hasta ahí!

 

  • Fiebre bajita

 

Ante la infección tu organismo se pone en marcha para erradicarla.

Una de las cosas que puede hacer para ello es aumentar la temperatura corporal.

¿Qué tratamiento para la cistitis hay?

Como para toda infección bacteriana, los antibióticos son el tratamiento estrella. Se toman por vía oral y su objetivo es, además de aliviar los síntomas, evitar que la infección pase al riñón.

Este tipo de medicación siempre debe ser prescrita por un profesional. Eso sí, ¡Recuerda siempre tomar el tratamiento completo y según las pautas del médico!

 

9 medidas de prevención de la cistitis

Hay personas que son más o menos propicias a desarrollar esta patología. 

Lo que todos podemos hacer es tomar estas medidas de prevención para evitarlo:

 

  • Bebe agua

 

La hidratación es importante siempre. También para evitar infecciones de orina. Beber al menos 2 litros de agua al día te ayudará a limpiar tu vejiga y evitar que las bacterias se multipliquen.

 

  • No retengas el pipi

 

Si lo haces, los gérmenes que pueda haber en tu vejiga se multiplicarán y será más fácil desarrollar una infección.

 

  • Tomar complementos alimenticios

 

Cistitus Forte, es un complemento alimenticio a base de arándano rojo que reduce la adherencia de la temida E. coli a la pared de tu tracto urinario.

¿Qué consigue con esto?

Evitar reinfecciones y noches enteras yendo y viniendo al baño.

 

  • Cuida tu higiene

 

Cuando vayas a limpiar tu zona íntima, hazlo de delante hacia atrás. (¡Como los bebés!).

Así impides que las bacterias del ano puedan introducirse en tu vagina.

También es relevante no usar jabones que puedan irritar tu piel e intentar orinar siempre después de tener relaciones sexuales. (Así las bacterias que intenten colarse se irán).

 

  • En los días de menstruación…

 

Cambia tu compresa higiénica con frecuencia.

Si no lo haces, los gérmenes pueden campar a sus anchas y extenderse.

 

  • Evita la ropa ajustada

 

Siempre que puedas, evita ponerte ropa demasiado ajustada e intenta que sean tejidos naturales como el algodón.

¡Ah! Y los pantalones con fibras sintéticas no transpiran. Eso se traduce en una mayor facilidad para que las bacterias se multipliquen.

 

  • No lo dejes pasar

 

No es algo con lo que decir: “Ya se pasará”.

Toda infección del tracto urinario debe ser tratada. Existe riesgo de complicaciones serias como la infección de riñón o pielonefritis.

 

  • Aliméntate de forma saludable

 

Alimentos como los limones, las naranjas o los tomates te ayudarán a mantener la orina ácida.

Eso favorece una menor cantidad de bacterias. (La acidez dificulta que se desarrollen).

Por otro lado, las especias picantes o las bebidas excitantes pueden hacer que tu vejiga se irrite. ¡Consúmelas con moderación!

 

  • Vigila dónde te bañas

 

Si ves que el agua donde quieres darte un chapuzón no te inspira confianza…

¡No lo hagas! 

Los lugares con pobres medidas higiénicas son el sitio perfecto para facilitar las infecciones bacterianas.

 

Conocer la cistitis, qué es y cómo se cura es vital para dejar de sufrirla y además prevenirla. Si sientes molestias al orinar, pero no tienes la certeza de que se trate de una infección de orina: ¡llámanos!

Más información

Deja una respuesta